David Vaz hizo el mejor tiempo de la ruta larga y la subida a Ézaro


La jornada arrancó a las 9 de la mañana y el pelotón salió, encabezado por Iván Montero en bici adaptada, del pie de la Fervenza de Ézaro, en Dumbría, y se encaminó, siguiendo la costa, hacia Cee y Muxía, alcanzando, por primera vez, Fisterra, para pasar luego por Corcubión y el alto de Ameixenda, antes de encarar la primera subida al Muro del Ézaro, final para los de la ruta corta. Los que optaron por la ruta larga, continuaron tras el mirador hacia el Alto da Ruña, casi simultáneo a Ézaro, y a Paxareiras, desde donde bajaron hacia la playa de Carnota. Tras más de 120 kilómetros, enfocaron de nuevo la rampa de hormigón y su gran desnivel para llegar a la meta.

Además de los participantes, llegandos de distintos puntos de Galicia, del resto de España o de países como Portugal, Alemania, Luxemburgo o Francia, la cita contó, como invitados, con tres grandes ciclistas representantes de otras tantas generaciones: Álvaro Pino, Roberto Heras y Samuel Sánchez, que repitió su experiencia de 2021. Entre los grandes nombres también figuraban el triatleta Iván Raña o el profesional Samuel Blanco. La prueba ha vuelto a ser puntuable para las Gran Fondo World Series de este organismo internacional, la única prueba avalada para este fin en toda España.

David Vaz, del Club Amigos do Desporto, acabó la ruta larga en primera posición tras alcanzar la meta en 3h38:02 y completó la faena con el mejor tiempo en la subida al Ézaro (08:35), casi con medio minuto de ventaja sobre Ángel Sánchez (09:02).

Miguel Indurain, con el dorsal 123, afrontó la ruta larga con un digno tiempo de 4h13:16, a más de 31 kilómetros por hora de media, e invirtió 13:39 en subir al Mirador do Ézaro.

Claudio Chiappucci, en cambio, optó por la ruta corta y la finalizó con un tiempo de 2h08:07 y 14:27 en la subida al Ézaro. En esa distancia se impuso Tiago Fernandes con un tiempo de 1h55:15.

Mejor que Indurain y Chiappucci lo hizo el también exciclista profesional Pável Tonkov, que subió el muro en 10:16, mientras que el ganador del Tour de Francia Óscar Pereiro se quedó en 15:59.

La nota negativa de la jornada la protagonizaba un aficionado que sufrió una parada cardíaca mientras intentaba terminar la subida al Ézaro a pie, después de haberla hecho en bicicleta. Tras momentos de incertidumbre, fue reanimado y trasladado de urgencia al Hospital Virxe da Xunqueira de Cee, dada la gravedad, minutos más tarde fue evacuado al CHUAC, donde se encuentra ingresando en la UCI con pronóstico grave.