Denuncian vertidos al río Xallas con metales pesados de Varilongo


Ecologistas en Acción tuvo conocimiento que por parte de la mercantil Galicia Tin & Tungsten SL se dio orden verbal a operarios al servicio de la empresa para que iniciaran trabajos de bombeo/achique forzado de las plantas inundadas de la mina.

En una inspección a las instalaciones del Grupo Minero Santa Comba se verificó que efectivamente se estaba realizando el vaciado de las plantas inundadas mediante achique forzado. Estas aguas residuales industriales de mina circulan por diferentes canalizaciones y balsas hasta vertirse en el arroyo de la Braña Ancha, cara el Sur del punto de bombeo.

Ecologistas en Acción denuncia que las aguas residuales de mina que están siendo bombeadas llevan acumuladas en el interior de la mina casi 30 años, desde finales de los años 1980, conteniendo con toda probabilidad altas concentraciones de metales pesados, al tratarse de una antigua explotación de minería metálica con importantes cantidades de sulfuros (arsenopirita, calcopirita y pirita) generadores de drenajes ácidas de mina, susceptibles de producir importantes impactos sobre el medio ambiente.

Las evidencias visuales de la contaminación por metales pesados son claramente perceptibles en el transcurso de los 6 km del arroyo de la Braña Ancha desde las instalaciones mineras hasta su confluencia con el Río Xallas. Durante este curso, y hasta la confluencia del Xallas, hay diversos puntos donde se obervan precipitados metálicos en prados y canales resultantes de las riadas que las chuivas de los últimos días provocaron en diversos tramos del río. A continuación se incluye fotografía de precipitados metálicos resultantes de los drenajes ácidos de mina a 5,5 km de la explotación, y la menos de 100 metros desde la confluencia con el río Xallas.

La actuación de la empresa minera tiene el agravante de que es realizada en plena época de lluvias para minimizar el riesgo de detección de la elevación de la cantidad de metales pesados por el efecto de la disolución, destacándose que la empresa no cuenta con ningún sistema de tratamiento que pueda eliminar las elevadas concentraciones de metales pesados presenta en las aguas residuales, una vez que el sistema de balsas por lo que pasa solo limitan la cantidad de sólidos en suspension, y no las especies metálicas en disolución, que por tanto están afectando de forma directa al ecosistema fluvial.