Duodécima victoria del Obradoiro para certificar la salvación matemática

Cedida.

Obradoiro alcanzaba su duodécima victoria en el Wizink Center de la capital de España ante Movistar Estudiantes por 83 a 94. De esta manera, consolida la salvación y consigue la certificación matemática de la permanencia un año más en la liga ACB, sin más esperas ni a expensas de otros resultados.

Por otra parte, el buen partido de Obradoiro arrastraba la salvación colateral de Betis y Fuenlabrada, dejando la lucha por la permanencia entre tres equipos: Guipúzcoa, Bilbao basket y el propio Estudiantes, en espera de lo que las próximas jornadas vayan deparando. Tan sólo uno de los tres conseguirá el objetivo de eludir el descenso y aunque Estudiantes, con 9 victorias, está 2 por encima de la pareja de equipos vascos, solo le resta por disputar un encuentro, mientras que a los de san Sebastián les quedan 4 y a los de Bilbao, con secuelas covid19, 5. Sin duda, un final apasionante y los del Ramiro de Maeztu qué tras su derrota, se meten en un lío con el que no contaban.

Por su parte, Obradoiro lograba la primera victoria como visitante ante Estudiantes de su historia, logrando al fin profanar la única pista ACB que le quedaba. Se aleja de toda posibilidad de peligro ganando además el averaje particular, qué en este caso, y dada la distancia de la relación entre encuentros y número de victorias, carecía de significación.

 Arrancaba el encuentro con un Estudiantes desatado, decidido a marcar el ritmo del partido y jugar a lo que ellos querían. Mate en contrataque con la mano derecha de un sensacional Ángel Delgado (20 puntos, 11 rebotes y 26 de valoración) tras robo de balón, para poner el 10-5 a 6:30 para finalizar el primer cuarto. Sin embargo, los 7 triples de 12 intentos de los gallegos eran una losa demasiado pesada para los colegiales. Daum (16 puntos, 7 rebotes, 1 asistencia y 22 de valoración) anotaba de forma inverosímil un triple delante de su defensor en el último segundo del primer acto, dejando el 19-25 en el luminoso.

El segundo cuarto continuaba con las canastas de un espectacular Avramovic (32 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias y 26 de valoración) y Delgado como protagonistas por el bando local, mientras que Daum sostenía a los suyos por delante en el luminoso. La obligación de ganar de los colegiales les mantenía atenazados, mientras que el peso de la responsabilidad, jugaba la mala pasada de ceder el control del partido a los de Santiago.

  Pese a todo, Estudiantes porfiaba. Una canasta de tres puntos del máximo anotador del encuentro Avramovic acercaba a los de azul en el tanteador, 32-35 a 4:17 para rematar el segundo cuarto.

Obradoiro controlaba sus ventajas y jugaba con la ansiedad colegial, 37-44 para acabar un cuarto que Obradoiro ganaba por un punto. Siete de ventaja visitante en el global y ambas escuadras enfilando el túnel de vestuarios.

Tras el descanso, Estudiantes salió enrabietado y dispuesto a poner toda la carne en el asador. A pesar de ello, la primera canasta del tercer cuarto se produjo a 8:34, con un triple en “catch and shoot” del mvp del partido Robertson (31 puntos, 3 rebotes, asistencias, para firmar 28 unidades de valoración), poniendo el 39-47 en el marcador. El caudal ofensivo continuaba siendo patrimonio de la pareja Avramovic-Delgado, los locales se estiraban y tras un parcial de 11 a 3 consiguieron voltear el marcador 48-47 y ponerse por delante a 6:45 para rematar el tercer acto.

Robertson y Oliver devolvían la ventaja a los de Moncho Fernández en el ecuador del cuarto, 56-52. Obradoiro trataba de administrar sus rentas y cuando parecía que el tercer cuarto acabaría 61-67, tras rebote de Cohen en el fallo de la última jugada Estudiantil, éste le regala el balón a un Delgado que pasaba por ahí, quien se encuentra de repente con el balón en las manos y anota el 63-67 con el qué concluía el acto. Ganaban el penúltimo cuarto los de Javier Zamora por 23-20 y dejaban el partido con las espadas, todavía en alto.

El último cuarto continuó con un Avramovic capitalizando el ataque madrileño. Mientras tanto, los de la capital de Galicia continuaban con acierto en el tiro exterior, lo que les permitía seguir ganando, 71-76 a cinco minutos del final. Obradoiro puso una marcha más y se escapó 76-84 a 2:50 del final tras triple de Robertson, sabedor del castigo mental y físico al que estaba sometiendo a Estudiantes.

Avramovic empezaba a mostrarse realmente cansado. Pasó el testigo del juego ofensivo a las manos de Barea (12 puntos, 3 rebotes, 6 asistencias y 13 de valoración), quien monopolizo esta faceta en los últimos minutos. Obradoiro seguía a los suyo y Daum, a 1:55 machacaba el aro local con un mate espectacular, coronado así el 80-87 que se antojaba cuasi definitivo. Ozmizrak (7 puntos, 3 asistencias y 7 de valoración) clavó un triple a 1:16, lo que significaba el 80-91 y ya no había cabida a remontada épica de ningún tipo. De ahí al final, triple del colegial y ex Obra, Alec Brown (5puntos, 4 rebotes y 12 de valoración) y tres puntos más de los gallegos entre un tiro libre de Robertson y dos más finalizando el partido, que dejaba el electrónico en el definitivo 83-94. Once puntos de diferencia que superaban los 4 por los que Obradoiro había caído en Santiago.

Objetivo conseguido, ya solo resta competir los dos partidos que quedan y acabar lo más arriba posible. Murcia en casa y Burgos fuera son los 2 compromisos que le restan a un Obradoiro, que de no haber tenido la crisis covid19 y la muy crítica por momentos, persecución en forma de lesiones, no sabemos hasta donde podría haber llegado, pero sin duda, bien muy cerca, o bien de lleno en playoff.

Gran temporada de Moncho y los suyos. Ahora toca esperar las noticias de continuidades, fichajes y demás novedades, que comenzarán tan pronto la temporada corra el telón de forma definitiva.

Enhorabuena a todo el Obradoirismo por continuar un año más en la élite, siendo el representante gallego en la mejor liga del mundo, tras la NBA.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO