EE.UU. amenaza con una respuesta ágil y severa a la entrada de una sola fuerza rusa en Ucrania


Mientras llegaba a Kiev el primer cargamento con 90 toneladas de armamento estadounidense, Moscú desplegaba tropas y aviones de guerra en Bielorrusia para participar en unas maniobras militares en la frontera. El Secretario de Estado Antony Blinken ha amenazado con una respuesta ágil y severa a la entrada agresiva de una sola fuerza rusa en Ucrania. Endurecía así unas declaraciones menos contundentes del presidente Biden.

Moscú, ha negado rotundamente estar provocando la crisis para derrocar al Gobierno ucraniano e instalar a un político afín. Unas acusaciones lanzadas por la ministra de Asuntos Exteriores británica Liz Truss, que señalaban a Yevhen Murayev como posible candidato, información que atribuye a la inteligencia rusa. El exdiputado ucraniano lo ha considerado una tontería y espera las disculpas de Londres. Lidera Nashi, un pequeño partido prorruso sin representación parlamentaria. El ministerio de Exteriores ruso ha exigido a su vez a las potencias occidentales que dejen de desinformar difundiendo noticias falsas.

El Papa Francisco ha declarado seguir con preocupación el aumento de tensión en la zona y ha destacado la gran repercusión de la situación en la seguridad del continente europeo. Ha pedido a los fieles que recen por la paz sin tomar partido.