El Bergantiños le ganó al líder, el Unión Adarve, y entra de nuevo en puestos de ‘play-off’ (2-0)


El Bergantiños certificó este domingo la permanencia y sueña de nuevo con la promoción al situarse provisionalmente en quinto lugar de la clasificación con 45 puntos, el Compostela es sexto con 44. Los de José Luis Lemos tumbaron 2-0 al Unión Adarve en un partido muy caliente en el que los dos equipos finalizaron con 10 jugadores sobre el campo y hubo varios líos durante el partido (mismo un asistente del conjunto carballés finalizó expulsado). El partido estuvo marcado por la expulsión muy temprano del jugador Dani Ramos del Unión Adarve, en una jugada muy rara en la que el colegiado había señalado en primera instancia falta a favor del cuadro visitante, pero acabó expulsando al jugador. A partir de eso solventó el Bergantiños, dos goles en la primera parte de Yelco y Christian para colocar el 2-0 en el marcador que finalmente no se movió. Ambos entrenadores hicieron movimientos en los banquillos. El del Bergantiños dio entrada a Antón, Martín Lamelas, Charly y Anton Escobar por Jorge Cano, Marcos Remeseiro, Yelco Alfaya y Martínez, mientras que el Unión Adarve dio entrada a Miñambres, Calleja, Nouaman, Andrei y Albur por Maganto, Cidoncha, Portero, Montejo y Gallardo. Durante los 90 minutos de encuentro se vieron un total de seis tarjetas. Del Bergantiños se sancionó con amarilla a Chapu Brunet, Brais Martinez y Antón y con roja a Brais Martinez, mientras que en el equipo lobo se sancionó a Calleja con tarjeta amarilla y con roja a Dani Ramos. Con el triunfo, el Bergantiños mantiene intactas sus opciones de jugar el play-off.