El BNG denuncia opacidad de la Xunta sobre los proyectos eólicos en Redondela y Pazos de Borbén


La fuerza nacionalista realizó un encuentro informativo este domingo en la parroquia de Reboreda para trasladar al vecindario el riesgo de que se instalen molinos en el entorno que pueden alcanzar el doble de altura de los construidos hasta el momento.

En el acto estuvo presente a diputada en el Parlamento de Galicia, Alexandra Fernández, que criticó las políticas del PP en la Xunta por poner de forma reiterada los montes gallegos al servicio de las multinacionales energéticas a pesar de los elevados impactos ambientales y el nulo retorno que tienen estos proyectos para los ayuntamientos afectados. Fernández alertó de que el 75% del monte gallego es susceptible de ser ocupado, con especial incidencia en la dorsal atlántica, por polígonos con generadores de un «tamaño similar al de las pilares del puente de Rande».

La diputada del BNG defendió que la apuesta por las energías verdes debe «estar consensuada en función de las necesidades sociales y medioambientales», un modelo que contrapuso al actual donde los intereses empresariales decantan las decisiones del Gobierno gallego. Fernández llamó a ahondar en políticas que aúnen un futuro sostenible con las necesidades de las gallegas y gallegos. «Galicia ya disfruta de una situación de transición a la energía verde», aseguró, fijando en ese sentido la ampliación de la Red Natura como uno de los objetivos.

Por su parte, la concejal del BNG de Redondela, Jéssica García, intervino para explicar la escasa información que la Xunta hizo pública por el momento sobre los parques que se estudian en el entorno, así como las dificultades que pone para acceder la más datos sobre los mismos. García avisó de una propuesta en trámite para instalar dos molinos de hasta 170 metros en la parroquia de Reboreda y otros ocho en terrenos de Pazos de Borbén. «En cualquier momento pueden salir la exposición pública, pero ni PP ni PSOE tienen interés en facilitar información», subrayó García, que adelantó que se presentarán alegatos en caso de que la Xunta decida finalmente autorizarlos.

A estos vendría a sumarse otro de menor entidad nos montes de Ventosela, pero con un mismo impacto negativo tanto sobre la flora y la fauna como el patrimonio arqueológico de montes tanto de Soutomaior como de los municipios anteriormente citados. Desde la organización nacionalista pusieron sobre aviso ante los continuos contactos que las grandes empresas del sector de la energía mantienen con comunidades de montes de la zona para prometer elevadas sumas, mas restando importancia a los graves efectos que pueden tener sobre los entornos naturales.

Habló también el concejal de la fuerza nacionalista de Baiona, Iago Pereira, para exponer la estrategia de la Xunta con el fin de justificar las concesiones, troceando grandes polígonos eólicos en otros de menores dimensiones para reducir su teórico impacto. Pereira trasladó el compromiso del BNG para hacer frente a estos proyectos mediante recursos administrativos ante lo Gobierno gallego y acompañando las movilizaciones sociales en los ayuntamientos afectados.