El BNG se opone a aumentar los cánones del Álvaro Cunqueiro y pide su rescate

Montse Prado_Web BNG

El Bloque Nacionalista Galego viene de expresar su rechazo a un posible incremento de los cánones concesionales que percibe la UTE propietaria del Hospital Álvaro Cunqueiro (HAC) de Vigo. El frente nacionalista reclama, por contra, que se realice una auditoría de la gestión realizada por la concesionaria privada y reitera la llamada a rescatar el HAC para convertirlo en un hospital cien por cien público.

Así lo manifestó este martes la diputada y portavoz de Sanidad del BNG en el Parlamento gallego, Montse Prado, advirtiendo que «una de las mayores preocupaciones de las gallegas y gallegos es el desmantelamiento de la sanidad pública» resultado de las políticas de recorte y privatización aplicadas por la Xunta del Partido Popular que insisten en poner los «beneficios económicos de empresas privadas por encima de la salud de las personas».

Prado recordó que los cánones económicos que percibe la sociedad concesionaria, en concepto del pago por la construcción del hospital y por la gestión de los servicios no sanitarios, ni dejó de aumentar en los últimos años, pasando de 56,33 millones en el inicio a los 65,39 millones de euros consignados en los presupuestos de la Xunta para el presente ejercicio 2022.

En este sentido, la diputada rechazó la pretensión de la concesionaria de solicitar un nuevo incremento en función del IPC, lo que supondría un aumento de cerca de 10 millones de euros. «Es claro que este modelo es un pésimo negocio para lo público y muy bueno para las grandes empresas multinacionales».

Prado criticó la negativa reiterada del PP a rescatar el HAC de manos privadas, a pesar de tener múltiples oportunidades. La última con la venta de acciones a una multinacional francesa. «Hoy los dueños del hospital Álvaro Cunqueiro son multinacionales con sede en Francia, China, Luxemburgo o Irlanda, que solo buscan su lucro privado la costa de la salud como demuestra el reciente reparto de 7 millones de euros en dividendos», lamentó.