El canciller de Austria anuncia elecciones anticipadas

El canciller de Austria Sebastian Kurz ha anunciado la ruptura de la coalición que gobierna el país tras las elecciones de 2017, formada por el partido conservador ÖVP y el de extrema derecha FPÖ, cuyo líder y vicecanciller austriaco, Christian Strache, había dimitido unas horas antes. «He propuesto al presidente de la república convocar elecciones anticipadas lo más pronto posible», dijo Kurz en una improvisada rueda de prensa, desenlace del escándalo causado por un vídeo en el que Strache acepta cometer actos de corrupción. «Es justo y necesario», añadió Kurz, «el FPÖ daña la imagen de nuestro país y creo que en este momento no es posible formar gobierno con ningún otro partido».

El Gobierno de Austria saltaba ayer por los aires después de que dos medios progresistas alemanes publicasen en sus páginas web un vídeo tomado por una cámara oculta en un chalet de Ibiza en julio de 2017. Se trataba de una trampa. Una actriz se había hecho pasar por familiar de un oligarca ruso y en una distendida reunión en la que se bebía abundante alcohol, Strache y Johann Gudenus, otro destacado miembro del FPÖ, aceptan sin pudor alguno conceder contratos públicos y favores institucionales a las supuestas empresas rusas a cambio de millonarias sumas de dinero destinadas a engrasar su campaña electoral. Strache diserta acerca de cómo se puede invertir dinero en Austria que revierta en el partido de extrema derecha, lo que sería una financiación indirecta. Concretamente propone que los inversores rusos compren una participación suficiente para controlar el periódico de mayor tirada del país, el Kronen Zeitung. En el vídeo se oye a Strache sugerir que, bajo un nuevo liderazgo, el Kronen podría ayudar al FPÖ en su campaña electoral. También queda registrado cómo rechaza que se puedan dar resistencias en el seno de la redacción del Kronen Zeitung porque «los periodistas son los mayores prostituidos del planeta», afirma. Y en otro pasaje del vídeo sugiere a la mujer que podría tener acceso a contratos públicos. «Tendrá todos los contratos públicos obtenidos actualmente por Strabag», dice Strache, en referencia a un grupo austríaco de construcción clave en el sector.

En una primera reacción a la publicación de las imágenes, Strache admitía que la reunión tuvo lugar, pero negaba haber cometido delito alguno.

«No voy a disculparme con nadie que me haya desacreditado por mis declaraciones irreflexivas», dijo en una breve comparecencia, en la que atribuyó todo lo que dijo a «una postura típicamente masculina y alcohólica con la que yo, sí, probablemente quería impresionar a la atractiva anfitriona».