El carballés Bruno López cumple dos años al frente de la Federación Gallega de Balonmano

Cedida.

  • La entidad celebró este sábado una reunión para hacer balance y marcar los objetivos para la segunda parte del mandato.
  • El Mundial y la pandemia marcaron el discurrir de estos dos años, en los que hubo un gran avance en materia de imagen, comunicación y formación online.

La junta directiva de la Federación Gallega de Balonmano, encabezada por el carballés Bruno López (A Lagoa-1984), cumple dos años de mandato. Dos años complicados, en los que la Federación Gallega tuvo que organizar un Mundial Júnior (2019) y después hacer frente a una pandemia que paralizó el mundo entero.

El 19 de febrero de 2019 la nueva directiva, con Bruno como presidente, se puso al frente de la Federación Gallega de Balonmano, con mucha ilusión y proyectos ambiciosos. El primero y más importante era sacar adelante la organización de un Mundial Júnior, con solo cinco meses por delante. Fue una ardua tarea que la Federación emprendió con la máxima ilusión y con el objetivo de mostrar ya en este evento los cambios que estaban realizando. Así, coincidiendo con el inicio del Mundial, se presentó una nueva web y una nueva imagen, como señales de identidad. El Mundial fue un hito histórico para el balonmano gallego y, en palabras de Hassan Moustafa, presidente de la IHF, fue “perfecto, correcto y excelente“.

A partir de ahí comenzó el trabajo para poner en valor las competiciones autonómicas, con nuevos formatos, tratando de que fuesen más atractivos y que cada una de las fases tuvieran un incentivo. Desgraciadamente la pandemia de la COVID-19 cortó la competición a la mitad. Nuevamente tocó reinventarse y otra vez la Federación volvió a buscar formas de entretenimiento y formación para sus clubes, directivas, jugadores/as, técnicos/as y árbitros/as. Durante todos estos meses se trabajó intensamente para ofrecer formación online; para entretener en las redes sociales de la federación; para organizar una vuelta segura, para hacer el protocolo deportivo anti-COVID, para conseguir las mejores máscaras, para hacer competiciones nuevas con el objetivo de garantizar al máximo la seguridad.

Pasaron dos años y parece que pasó una vida… Así que en este segundo aniversario, llegó el momento del análisis del hecho y de plantear nuevos retos hacia el futuro. El presidente de la Federación Gallega, Bruno López, destacó varios objetivos para los dos próximos años: “ofrecer medios a los clubes para profesionalizar las estructuras, iniciar un proyecto de balonmano en la escuela, llegar con el balonmano a todos los pueblos y ciudades gallegas y llevar el balonmano a la calle”.