El DOG publica el decreto por el que se declara BIC la iglesia de Santa María de la Atalaia de Laxe


El Diario Oficial de Galicia publica este lunes el decreto por el que se declara Bien de Interés Cultural (BIC) la iglesia de Santa María de la Atalaia de Laxe. Este paso supone la culminación del proceso iniciado hace tiempo por el BNG de Laxe y posteriormente, en junio de 2020, por la Xunta de Galicia con el objetivo de garantizar la protección integral de este templo que representa uno de los principales ejemplos del gótico marinero en la Costa da Morte.

El expediente BIC está avalado por un informe previo de la Real Academia Gallega de Bellas Artes y otro del Consello da Cultura Galega. Este último propuso una serie de mejoras que se tomaron en consideración para dar una mayor solidez a la declaración.

En este sentido, la declaración de BIC acredita el valor singular de este bien centrándose nos sus valores constructivos, la implantación en la propia villa de Laxe, la relación que el inmueble mantiene con el mar y el paisaje marinero, formando con ellos un conjunto armónico, y su triple función: defensiva, civil y religiosa, que cumplió a lo largo de su historia. Además, hace falta destacar que el templo posee un conjunto escultórico y decorativo notable, en el que sobresale el retablo pétreo de la Resurrección que, por su calidad, temática y singularidad es un ejemplo singular del arte sagrado en Galicia.

Interior de la Iglesia_Turismo de Laxe_Miguel Muñíz.

Así, además de la iglesia, en la declaración también están incluidos una serie de bienes muebles existentes en su interior que se integran desde ya en el Catalogo del Patrimonio Cultural de Galicia. Se trata de 45 elementos entre los que se incluyen varias imágenes y ornamentos religiosos, de los que destaca la Virgen de la Atalaia, una escultura datada entre el siglo XV y XVI. También queda incluido dentro del contorno de protección todo el recinto que se encuentra en el interior de la muralla.

Refuerzo de la protección

Esta actuación se enmarca en la apuesta por la conservación del patrimonio singular y en la potenciación y reconocimiento de sus elementos claves, como recursos que sirvan de palanca de cambio para un desarrollo sostenible. En este sentido, la iglesia de Santa María de la Atalaia forma parte así de los 746 BIC que existen en Galicia, de los cuales 70 fueron declarados desde la entrada en vigor de la Ley 5/2016 del Patrimonio Cultural de Galicia, que facilitó la protección del patrimonio cultural con un concepto más amplio basado también en las relaciones territoriales y en el patrimonio inmaterial.