El G7 adopta nuevas sanciones contra Rusia


Los aliados occidentales añaden más presión sobre Rusia, y coincidiendo con las cumbres del G7 y de la Unión Europea en Bruselas, Estados Unidos y el Reino Unido han anunciado una nueva batería de sanciones contra Moscú, adoptadas en coordinación con sus aliados. Los líderes del G7 y de la UE buscan impedir que el Banco Central Ruso utilice sus reservas, incluidas las de oro, para financiar la guerra.

Las medidas tomadas por Estados Unidos implican, en particular, la congelación de los activos en Estados Unidos de 328 diputados de la Duma rusa, así como de instituciones y 48 grandes empresas del sector de la defensa, entre ella Tactical Missiles Corporation, un conglomerado de defensa ruso propiedad del Estado, cuyo armamento está siendo utilizado en Ucrania.

El Reino Unido también ha anunciado nuevas sanciones contra Moscú para «cortar industrias vitales que alimentan la maquinaria bélica de Putin», anunció el ministerio de Exteriores en un tuit. Las nuevas sanciones se dirigen a bancos, élites empresariales y compañías de defensa, como Kronshtadt, el principal fabricante de drones rusos, o el Grupo Wagner, la organización de mercenarios rusos. Seis bancos también están en el punto de mira de Londres, incluido el Alfa Bank, así como el principal productor de diamantes del mundo, Alrosa.