El Grupo Lemaco Xiria B pierde en Narón y gana en Oleiros


BM. Narón-Ferrolterra 31 – Grupo Lemaco Xiria 29 –(17-15)

Contaba sus partidos como victoria, pero en Narón se juntaron varias circunstancias para que el partido se había saldado con la primera derrota de la temporada. Los muchos errores de lanzamiento y sobre todo la poca intensidad defensiva lastraron al equipo durante todo el tiempo y hicieron inalcanzable el triunfo. El balonmano Narón presentó una defensa 6:0, ayudado por la mayor envergadura de sus jugadores, que dificultó mucho que el Xiria se plantara con buenas opciones de ataque, el portero rival se encargó de atajar muchos de los lanzamientos lo que el Xiria fue acusando en el marcador, pues la defensa carballesa tampoco era capaz de frenar el juego local. Conseguía darle la vuelta al marcador el Grupo Lemaco en la segunda mitad con mucha más velocidad en el ataque, pero poco duró, y el Narón volvió a mandar en el encuentro al volver a cerrar bien su defensa y ser capaz de aprovechar las ocasiones en su ataque, diferencia de dos goles en el final del encuentro.

Balonmano Atlántico 26 Grupo Lemaco Xiria B 33 (13-19)

El domingo tocaba sobreponerse la derrota del día anterior, y vaya sí lo hicieron los jugadores, jugando el mejor partido en lo que va de temporada, dando muestras de saber superar las distintas variantes que ofreció el rival y dominando el encuentro durante los 60 minutos. Se esperaba la dos equipos que apuestan por defensas abiertas, acciones rápidas y muchas salidas la contra, el Grupo Lemaco supo leer el partido desde las primeras acciones, mostrando mucho juego combinado con su segunda línea, pívots y extremos aparecían para dar continuidad en el ataque y para encontrar los huecos por donde poder marcar. En la defensa, también los carballeses mostraron otra cara, mayor anticipación, intensidad de piernas y sobre todo de brazos, que hicieron que el Atlántico vise truncados muchos de los ataques. Fue tirando en el marcador el Xiria y fue creando un colchón de seguridad en el encuentro, que le permitía jugar con la confianza necesaria para poner calma y orden en el ataque e ir aminorando la fe y las posibilidad de victoria del rival. La falta de los dos enfrentamientos con el Línea 21, último clasificado, el Grupo Lemaco B, prácticamente se proclamó con esta victoria campeón de su grupo.