El loro Curro fue recuperado en Oza, Carballo | De momento «declina hacer declaraciones»


Final feliz para el culebrón desatado por la desaparición y posterior búsqueda del loro Curro. El loro amazonas cantor había desaparecido el lunes día 15 de su casa de Os Meáns en Vilaño, A Laracha, en un descuido al dejarle una puerta abierta. Nada se supo de el hasta el pasado martes cuando una pareja de paseantes lo localizó saludando, ahora sí podemos decirlo, antes no por la seguridad del animal, junto al campo de fútbol de As Eiroas, en una pista arbolada próxima al polígono de Bértoa en Carballo. Curro hizo caso omiso de todas las advertencias para que bajase del árbol, desoyendo las indicaciones de los paseantes, de la Policía Local e incluso de sus dueños que se acercaron al lugar para intentar recuperarlo. El loro ha sobrevivido milagrosamente a duros días de frio y sin perder su orgullo y simpatía. La familia que lo acoge está emocionada, tal y como nos comentaba amablemente Rosa, cuñada de la dueña oficial de Curro. No paran de agradecerle al vecino de Oza en Carballo, que prefiere mantenerse en el anonimato, que lo haya recuperado este jueves a las 6 de la tarde. Curro estaba en su alpendre comiendo trigo. El dueño de la casa lo reconoció enseguida, cogió una sábana se la echó por encima y Curro quedó atrapado. Acto seguido se comunicó con un amigo de Baldayo que conoce a la familia del loro y ahí se terminó la historia de la fuga. Una historia con un final muy feliz que dio la vuelta a medio España, en infinidad de medios de comunicación y que aún traerá cola en los próximos días. Tal y como nos comentó Rosa, Curro estaba durmiendo, aunque está bien y tranquilo, eso si, de momento ha preferido no hacer declaraciones.

Tal y como nos ha indicado Rosa, Curro de momento no quiere dar ni palabra.