El Museo del Mar de Vigo muestra la dimensión artística de la vida y la obra de Man de Camelle


El secretario general de Cultura de la Xunta, Anxo M. Lorenzo, y la delegada territorial de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias, inauguraron en el Museo del Mar de Vigo la muestra Museo (do ermitán) Man que recoge la creación artística de Manfred Gnädinger, más conocido como Man de Camelle. Se trata de una exposición que se podrá visitar hasta el próximo 15 de noviembre y en la que se le rinde homenaje a este artista y en la que se recoge la esencia de su creación entre los años 1969 y 1978.

La muestra está compuesta por una selección de 606 fotografías, dibujos y escritos integrados en el denominado Museum vom Einsiedler Man. Camelle. Muchas de estas imágenes fueron retocadas por el autor modificando sus medidas originales, pintando directamente sobre las mismas, añadiendo comentarios y perfilando las siluetas de las figuras captadas. También se exponen documentos escritos con explicaciones sobre su visión del arte o dibujos realizados en papel por visitantes de su jardín, así como anotaciones en alemán, aforismos, comentarios filosóficos o reflexiones sobre su propia obra a modo de manifiestos.

Durante la inauguración, Anxo M. Lorenzo destacó que esta exposición refleja “la imperiosa necesidad del Man de Camelle de dejar testimonio de su vida e historia para darla a conocer al gran público”. En este sentido, el proyecto expositivo se complementa con una réplica a escala real de la casa museo realizada por los arquitectos Creus y Carrasco, responsables también de la restauración de la propia casa museo de Man en Camelle, y por un documental inédito sobre su vida rodado por Joan Mallarach en la década de los 80.

Man de Camelle (Radolfzell, 1936 – Camariñas, 2002)

Manfred Gnädinger fue un creador polivalente que desarrolló el conjunto de su labor en Camelle (Camariñas) a donde llegó en la década de los 60 y estuvo totalmente apartado del sistema artístico. A lo largo de su vida fue presentado por los medios de comunicación como una persona extravagante, lo que no permitió ver más allá y reconocer su verdadera dimensión artística. En diciembre del año 2002 falleció después de que su obra se viese afectada por el Prestige. Años después, al acceder al interior de su casa para recuperar sus bienes, se pudo comprobar la verdadera magnitud creativa del artista.