El Obradoiro abre la liga con victoria

Comenzaba la liga ACB en un Fontes do Sar sin público, el domingo 20 de septiembre a las 22 horas. La mítica caldeira no podía hervir para su equipo, sin poder ayudar a cocinar la victoria, por la obligación de jugar sin espectadores a causa del covid19. Esto, lejos de amilanar a los de Moncho Fernández, los enrabietó y motivó más, si cabe, produciendo un efecto martillo pilón, llevando al casillero santiagués la primera victoria en el estreno de la competición. Resultado final 101-82 ante un buen Fuenlabrada, que salvo en el último cuarto, rayó a buen nivel y puso en dificultades a un “intratable” Obradoiro. El luminoso no reflejo con justicia lo que fue el devenir del encuentro.

Comenzaba el primer cuarto con un 22-26 para los fuenlabreños con Emegano (20 puntos y 3 rebotes), Trimble y Meindl (12 puntos en el primer cuarto para acabar el partido con 18), destacados. El control absoluto del rebote y el acierto anotador era para los de verde.

El segundo cuarto empezaba con un guion parecido y la ventaja visitante se disparaba hasta el 35-44 del minuto 17. Surgió entonces la batuta y el acierto en el triple de Beliauskas (15 puntos, 4/7 en triples y 16 de valoración) y un parcial de 12-0 daba la vuelta al marcador, 47-44, para finalizar Robertson con un triple que señalaba el camino a los vestuarios con 50-46 para los de Sar. El Obra era quien de sufrir y capaz de salvar los muebles.

En la reanudación las cosas eran muy parecidas, el todopoderoso Birutis, mvp del partido y de la primera jornada de liga en su debut, con unos estratosféricos registros: 27 puntos, 12 rebotes y 2 asistencias, para firmar 42 de valoración, se consolidó en el amo y señor del partido. Obradoiro había conseguido controlar el rebote y las ayudas de Daum, Czerapowicz ponían el 58-51 cerca del ecuador del tercer cuarto. Pese a todo, y cuando la cosa pintaba de color de rosa para los de la capital de Galicia, el arreón de Fuenlabrada comandado por, nuevamente Emegano y Meindl ponían las tablas en el luminoso. Fin del tercer cuarto y 69-69 en el partido. Todo por decidir

El último cuarto empezó con un espejismo. Fuenlabrada conseguía las primeras ventajas, pero enseguida Obradoiro empezó su festival anotador. Entre Álex Suárez y Robertson disparaban la renta a 6 puntos, ahí se acabó el partido. Fue la escapada buena y el control del rebote consolidado para los gallegos (35 por 28 visitantes) y el acierto anotador, con un 47% local en triples: 16/34, por 26% visitante: 4/15, eran una losa demasiado pesada ya, para poder levantarla. De aquí a la conclusión solo restaba por saber de cuantos puntos ganaría el Obra.

Gran partido de Obradoiro con un último cuarto de escándalo, parcial de 32-13 para acabar el partido con 101-82 para los de Santiago. Sirvió para encumbrar la figura del lituano Birutis, un joven talento que alimenta las esperanzas locales de estar ante una estrella emergente. Grandísima interpretación coral del resto del equipo con Beliauskas, Robertson, Daum y Suárez imperiales. El sempiterno Oliver debuto con buenas sensaciones. Czerapowicz y Pozas aportaron trabajo y buen juego. Muñoz estuvo poco tiempo en pista, aun así, aportó. El único punto “regular” fue Steve Enoch, quien necesita tiempo, pero que está, sin duda, llamado a ser un jugador importante.

Gran inicio, primera victoria y el anecdótico primer puesto provisional en la liga, que llena el zurrón de la moral y otorga confianza para afrontar próximos encuentros de forma óptima. Esperamos no se caiga en la auto-complacencia y ser realistas, sabiendo que ganar cada partido ACB es una proeza.

Ora bien, en al año del 50 aniversario, por qué no soñar con llegar lo más alto posible. Copa del rey, play off son metas difíciles pero asumibles, sin olvidar que como siempre, el verdadero objetivo es el título de la permanencia.

Próxima estación, jueves 24 de septiembre a las 21:45 horas, Manresa. Tarea complicada, pero una de las canchas fetiche para Obradoiro y que habrá que tratar de asaltar otra vez. Ganas, ilusión y mucho ADN Obra, por supuesto, no van a faltar.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO