El oficio azulgrana tumba a un digno Obradoiro


Derrota de Obradoiro frente al Fc. Barcelona por 76 a 70, en partido disputado el pasado jueves en un Palau blau grana sin público. Seis puntos abajo para un conjunto santiagués que peleó la victoria y que, de haber contado con más acierto en los últimos minutos del cuarto definitivo, quizás hubiese traído la victoria a su casillero.

Enfrente de Obradoiro un trasatlántico de Euroliga que cuenta con una plantilla confeccionada para dominar Europa, la cual, además, se acaba de clasificar para disputar la Final four que corona al campeón continental.

Había dudas sobre que Barcelona nos íbamos a encontrar, bien el autocomplaciente, el cansado por cinco partidos de cuartos de final, o el peleón que no quiere perder ni a las chapas. Y éste último fue el que saltó al parqué del Palau. Máxime con el plantillón que posee, con 3 fichas desactivadas que puede manejar activándolas antes de las 14 horas del día del partido, a voluntad, y así dosificar y optimizar más si cabe los esfuerzos. Contando siempre con jugadores de máximo nivel.

Arrancaba el encuentro con la igualdad como tónica dominante. Un Barca dominador del juego interior con un destacado Pau Gasol (12 puntos, 3 rebotes, 1 asistencia y 19 de valoración), rotaciones constantes y un Obradoiro encomendado al lanzamiento de tres, contando con tres aciertos que le sostenían en el encuentro. Un triple blaugrana de Smits dejaba el primer acto en un pírrico 18-17 para los catalanes.

El segundo cuarto comenzó con la segunda unidad blaugrana mordiendo en defensa. Parcial de 9-0 y Moncho Fernández que se veía obligado a pedir tiempo muerto con 27 a 20 en el minuto 14, tras tan solo una canasta en 4 minutos con 2 tiros libres de Czerapowicz (14 puntos, 4 rebotes, 2 asistencias y 17 de valoración), quien volvió a cuajar una gran actuación.

Se encendían las alarmas con Westerman (14 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias y 14 de valoración) haciendo de las suyas y ampliando la ventaja a los 10 puntos y el peligro de romper el partido en el minuto 18 con 34-24. Obradoiro se encomendó a Daum (9 puntos, 3 rebotes, 1 asistencia y 4 de valoración) y Enoch (17 puntos, 8 rebotes y 1 asistencia para firmar 18 unidades de valoración), evitando que los locales rompieran la barrera de los 10 puntos y con sus canastas enfilaron el túnel de vestuarios con 36-28.     

Tras el descanso apareció el base turco Ozmizrak (8 puntos, 1 rebote, 1 asistencia y 6 de valoración), quién con 5 puntos consecutivos apretaba el marcador, 36-33 en el minuto 22.

Respuesta inmediata del Barca con una defensa que no admitía concesiones, sin fisuras y corriendo. Ahí surge Mirotic (11 puntos, 9 rebotes y 13 de valoración) y el relámpago Bolmaro (10 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias y 13 de valoración) para situar el marcador en un alarmante 53-37 en el minuto 27. Dieciséis puntos de ventaja que parecía comenzaban a diseñar el epitafio santiagués. Sin embargo, Obradoiro, como acostumbra a hacer, volvió. Siguió peleando y de la mano de Enoch y Czerapowicz ajustaron el marcador a 9 puntos de diferencia, 57-48. Dejando la posibilidad de remontada para el último cuarto.

 Último acto donde Obradoiro subió la intensidad de su defensa, forzando al Barca a fallar sus tiros al límite de la posesión. Daum y Enoch anotaban en la pintura y comprimían el electrónico al máximo, 62-60. Los de Jasikevicius veían peligrar su victoria, pero no se pusieron nerviosos y movieron el balón con paciencia y criterio. Al tiempo que defendían y encontraban el acierto en las manos de un sensacional Abrines (11 puntos, 6 rebotes, 2 asistencias y 19 de valoración). Parcial de 12-5 y la ventaja del equipo barcelonés era ya de 9 puntos, 74-65 minuto 39. Los gallegos habían errado sus tres últimos intentos de 3, mientras que los locales, no. Y ahí estuvo el partido. Faltó el acierto final que hubiese puesto al Barca contra las cuerdas. Último arreón compostelano que anotaba canastas de 2 y en tiros libres, para cerrar el partido con un muy digno 76-70 para un conjunto blaugrana en el que tan sólo Mirotic, cobra el doble que todo el plantel Obradoirista.

Sin tiempo para lamentaciones, Obradoiro viaja a Madrid donde el domingo se enfrenta a un necesitado Estudiantes. De ganar llegaría la certificación matemática de una permanencia qué, si bien tiene encarrilada, aun no cerrada definitivamente.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO