El perfil del sanitario contagiado en la primera ola: veterano, de primera línea y con síntomas

UCI HM DELFOS_Cedida

  • Son los datos resultantes de un estudio de seroprevalencia a más de 6.000 trabajadores del Grupo HM Hospitales entre abril y junio del 2020

El perfil del sanitario contagiado por Covid-19 en España durante la primera ola responde al de un trabajador de entre 50 y 60 años, que desempeña su labor profesional en la primera línea de contención del virus como Urgencias, UCI o consultas, que ha presentado síntomas de la enfermedad (60% sintomáticos) y cuyo curso clínico ha sido severo o moderado.

Son los datos que arroja un estudio transversal de seroprevalencia realizado a más de 6.000 trabajadores del Grupo HM Hospitales entre abril y junio del 2020, y que acaba de ser publicado en la ‘International Journal of Epidemiology’.

Una de las conclusiones que se ponen de manifiesto en el artículo reside en que el 11% de los trabajadores de HM Hospitales analizados presenta anticuerpos frente al SARS-CoV-2 y que en el 40% de ellos la exposición transcurrió de forma asintomática. “Que el 40% de los trabajadores presente infección asintomática remarca la importancia de la evaluación serológica para conocer el grado de infección en el personal sanitario, independientemente de la presencia o ausencia de síntomas”, señala el Dr. José María Castellano, director científico de la Fundación de Investigación HM Hospitales.

En ese sentido, el análisis de los datos del estudio demuestra que la infección por SARS-CoV-2 es más frecuente en los trabajadores del Grupo con alta exposición (12%) y media exposición (11%), que en aquellos trabajadores con baja exposición al virus (7%).
Los trabajadores con contacto directo con pacientes COVID-19 se consideran de alto grado de exposición; los que trabajan en entorno clínico con escaso contacto con pacientes se engloban como grado medio de exposición; y aquellos que trabajan fuera de entorno clínico se consideran de baja exposición.

Segunda fase
La segunda fase está realizando un seguimiento de los trabajadores afectados, repitiendo la serología para conocer la evolución cuantitativa de los anticuerpos. “El objetivo de la segunda fase del proyecto es hacer un seguimiento longitudinal repitiendo el test de anticuerpos a todos aquellos trabajadores que han presentado anticuerpos ante el SARS-CoV-2 en el estudio transversal, para poder así estudiar la cinética de los anticuerpos, es decir, el cambio en la cantidad de anticuerpos en el tiempo, lo cual es tremendamente relevante desde un punto de vista inmunológico”, señala el Dr. Castellano.

Las conclusiones de esta segunda fase también se pondrán en conocimiento de la comunidad científica para poder aportar mayor conocimiento sobre este virus.