El presunto autor del crimen de Oza conocía al marido de la víctima

Garda Civil

  • Se trata de un vecino de Culleredo de 51 años que sufrió una parada cardiorrespiratoria cuando lo apresaron

El presunto autor del asesinato de una mujer el pasado viernes en Porzomillo, en el municipio coruñés de Oza-Cesuras, conocía a la víctima, según ha explicado la Guardia Civil. Se trata de un hombre de 51 años vecino de Culleredo y que, en el momento de la detención, coincidía con la descripción de unos vecinos, quienes detallaban que habían visto a un hombre «de complexión gruesa y con un chaleco reflectante» que había huido de la vivienda donde había fallecido la mujer.

En un momento, y con todas las hipótesis abiertas, las autoridades apuntaban a un posible robo como el motivo del asesinato. Este lunes, las autoridades han confirmado que el sospechoso conocía al marido de la fallecida, quién fue localizada en su vivienda con un disparo en la nuca y sobre un gran charco de sangre. A pesar de la llegada de los efectivos policiales y personal médico del 061, nada se pudo hacer por la vida de la víctima, de 33 años.

Gracias a las primeras informaciones recabadas de los testigos, quienes sobre las 19:00 horas referían haber visto a «un varón de complexión fuerte que vestía un chaleco reflectante» saltar por la verja de la finca del domicilio y emprender la huida por un sendero próximo a la casa, las autoridades lograron encontrar al supuesto agresor oculto en unos matorrales y con abundantes manchas de sangre en su ropa.

En un primer momento intentó despistar a los agentes indicando que se encontraba paseando por la zona y se había lesionado en un pie, pero inmediatamente después de ser preguntado acerca de su relación con el fallecimiento de la mujer, entró en parada cardiorrespiratoria. A requerimiento de los agentes, personal del 061 procedió a su reanimación, siendo trasladado acto seguido al CHUAC, haciéndolo ya en calidad de detenido y custodiado por una patrulla, permaneciendo ingresado en observación hasta estos momentos, tanto por su dolencia cardíaca como debido al traumatismo en un pie.

Durante la inspección del lugar de los hechos, a unos metros del lugar donde yacía el cuerpo, fue encontrado un casquillo del calibre 9 mm corto. Personada la Autoridad Judicial para el levantamiento del cadáver, el forense inspeccionó el cuerpo confirmando como causa de la muerte un disparo con orificio de entrada en la parte posterior del cráneo. Habida cuenta de que entre sus pertenencias el detenido no portaba ningún arma, a la mañana siguiente se dispuso un operativo de búsqueda, consiguiendo localizarla en el interior de una bolsa de plástico que el presunto autor supuestamente había semienterrado, junto con el chaleco reflectante, unos grilletes, una cadena metálica de varios metros de longitud, unos candados y varios cartuchos.

A unos 700 metros del domicilio de la víctima se halló el vehículo propiedad del sospechoso, el cual se intervino para un posterior análisis, siendo trasladado a dependencias de la Guardia Civil de A Coruña.

A través de las gestiones y declaraciones testificales practicadas hasta el momento, aunque no se puede afirmar la motivación que impulsó al presunto autor a cometer los hechos, se tuvo conocimiento que víctima y autor se conocían y se investiga dicha
relación.