El Reino Unido afronta una nueva ola de huelgas


El Reino Unido comienza enero como terminó el caótico diciembre, sumido en las huelgas, que se multiplicarán a lo largo de todo el mes sacudiendo a infinidad de sectores.

El sector ferroviario ha marcado la pauta, con cuatro días de parón convocado por el sindicato RMT, que representa a decenas de miles de trabajadores del operador estatal de ferrocarriles y de 14 empresas ferroviarias privadas.

Y a los trabajadores del sector ferroviario se van a sumar a lo largo de este mes otros muchos: los de los autobuses de Londres o los de las autopistas. También volverán a la huelga los conductores de ambulancias y las enfermeras, en plena crisis del sistema sanitario británico y con los servicios de urgencias desbordados.

El descontento social se extiende, mientras el Gobierno se mantiene inflexible ante las reivindicaciones de los huelguistas e incluso estudia endurecer la normativa sobre el derecho de huelga.