El secretario de Estado de EEUU visita Kiev por sorpresa


El representante de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, ha llegado a Kiev por sorpresa este jueves y con un arsenal financiero bajo el brazo: un nuevo paquete de ayuda militar de 2.800 millones de euros. De esta cantidad, 675 millones irán en forma de armamento y munición para combatir la invasión rusa y el resto serán préstamos y subvenciones compartidos con otros 18 países que se sienten amenazados por Moscú. 

El jefe del Pentágono, Lloyd Austin, ha dicho a los aliados en la ciudad alemana de Ramstein que la guerra se encuentra en un momento clave en el que los frutos del esfuerzo colectivo se están viendo en el campo de batalla.

Según el Ejército ucraniano, una ofensiva sorpresa les ha permitido recuperar un amplio territorio de 400 kilómetros cuadrados en la región de Járkov y ha hecho retroceder a las tropas rusas.

Estos avances en el norte del país contrastan con la lenta contraofensiva lanzada en el sur de la región de Jerson. Kiev afirma haber reconquistado varias localidades. El Kremlin insiste en que no es así y en que el Ejército ucraniano está sufriendo grandes pérdidas. Más de 300 soldados murieron el miércoles, según Moscú.