El Senado aprueba las reformas de la malversación y la sedición


La reforma exprés del Código Penal del Gobierno que suprime el delito de sedición y rebaja la malversación cuando no hay ánimo de lucro ha recibido el sí definitivo del Senado este jueves. No ha sido así con los cambios en la ley del Poder Judicial para desbloquear el Tribunal Constitucional, que se han quedado fuera del debate y la votación después de que este miércoles el propio tribunal rechazara el recurso de la Cámara Alta al respecto y mantuviera las medidas cautelarísimas solicitadas por el PP. Precisamente, la decisión del TC, inédita en democracia en lo que se refiere a paralizar la tramitación de una norma, ha marcado buena parte de los discursos de los grupos entre acusaciones cruzadas de debilitar la democracia.

Con esta reforma, negociada entre el Gobierno y ERC y que versa sobre los dos delitos por los que fueron condenados los líderes del ‘procès’, el delito de sedición desaparece y se sustituye por uno de “desórdenes públicos agravados”, cuya pena máxima es de cinco años (frente a los 15 de la sedición). Por otro lado, las penas por malversación, cuando no hay ánimo de lucro, se rebajan también hasta un máximo de cuatro años, cuando en la actualidad la pena máxima es de ocho años y se puede aumentar hasta los 12 si la cantidad malversada supera los 250.000 euros. El Ejecutivo siempre ha defendido que con estos cambios pretende “homologar” el Código Penal y estos delitos a otras democracias europeas.

La tramitación de toda esta reforma del Código Penal ha estado envuelta entre acusaciones cruzadas de “golpismo” y ataques a la democracia y ha agravado la crisis institucional.