Encuentran muerto en su casa a un vecino de Outes

La Guardia Civil y la Policía Local, con la autorización de la hija, rompieron un cristal de la vivienda para poder entrar. Encontraron al hombre muerto, al lado de la cama. La forense certificó que falleció por causas naturales, posiblemente de un infarto. Tenía 77 años y vivía solo en la aldea de Boel, en el ayuntamiento de Outes. Estaba viudo y los tres hijos del matrimonio vivían independientes. Una vecina con la que tenía relación a diario estuvo con él el martes por la noche. Al no verlo el miércoles ni contestarle en la casa llamó a la hija que fue la que alertó a los servicios de urgencias. En la aldea donde aconteció el suceso abundan las viviendas unipersonales. Según las últimas estadísticas, en Galicia hay unos 100.000 hogares en que viven solos mayores de 65 años. En 20.000 casas viven mujeres solas de más de 85 años.