Esclarecidas las causas de dos fuegos registrados esta semana


Así, el primer fuego esclarecido fue el inscrito el jueves en Rubiá, parroquia homónima, actualmente controlado afectando unas 200 hectáreas provisionales. Tras los pertinentes trabajos de comprobación sobre lo terreno, la Unidad de Investigación de Incendios Forestales pudo establecer que el presunto origen del incendio fue una colilla mal apagada. En este sentido, se está trabajando en la investigación completa conjuntamente con el Servicio de protección de la naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Ourense para que verifiquen el origen diera elemento mediante prueba de ADN, continuando así con las diligencias oportunas. Hace falta añadir que en el control de este fuego llevan participado 4 técnicos, 18 agentes, 40 brigadas, 19 motobombas, 3 palas, 9 aviones y 10 helicópteros.

El otro incendio esclarecido es uno que se registró el viernes en Carballeda de Valdeorras, parroquia de Sobradelo, también controlado en estos momentos tras afectar provisionalmente menos de una hectárea forestal. Una vez en el terreno, los agentes de la UIFO pudieron determinar que la presunta causa en este caso fueron varias chispas procedentes de la catenaria del tren que originaron, cuando menos, dos focos de fuego. Cabe señalar que para atajar este incendio se movilizaron un total de 2 técnicos, 5 agentes, 13 brigadas, 8 motobombas, 4 aviones y 5 helicópteros. Hace falta apuntar que la UIFO, creada en el Pladiga de este año, está formada por 15 miembros de la escala de agentes ambientales, con dependencia directa del director general de Defensa del Monte, y que están desvinculados de las tareas de extinción, por lo que se centran específicamente y con mayor intensidad en la investigación de los fuegos, como es el caso que nos ocupa.