Evalúan en los montes de Caldas y Vilagarcía los daños registrados por los incendios forestales


Los directores generales de Planificación y Ordenación Forestal, José Luis Chan, y de Defensa del Monte, Manuel Rodríguez, mantuvieron un encuentro con los responsables de diversas comunidades de montes de Caldas de Reis y Vilagarcía de Arousa, para evaluar la situación tras el incendio forestal registrado el pasado mes de agosto y las medidas a llevar a cabo.

Durante este encuentro, la técnica del Centro de Investigación Forestal de Lourizán, Cristina Fernández, que ya inspeccionó el terreno afectado, explicó los detalles técnicos de la afición y las posibles medidas a tomar para prevenir la erosión en el suelo. En este sentido, trasladó que la afectación en los suelos fue en general muy baja, sin que el suelo ni la vegetación se hubiesen dañado de manera significativa. Por lo tanto, las medidas a llevar a cabo en la zona pasan por la recuperación de forma natural.

En este sentido, los directores generales indicaron también que la reunión sirvió para evaluar las medidas a adoptar a medio y largo plazo, para lo cual pidió la colaboración de las comunidades de montes con el fin de procurar un territorio “el más resiliente” frente el fuego.

De hecho, los representantes de la Consellería recordaron la hoja de ruta marcada desde hay más de un año a través de la Ley de recuperación de la tierra agraria de Galicia, que recoge figuras como las aldeas modelo y los polígonos agroforestales, ambos instrumentos de movilización de tierras que permiten poner en valor tierras productivas que estaban en desuso.

Así, ya están aprobadas un total de 21 aldeas modelo y, precisamente, dos de ellas -la de Osmo en Cenlle y la de Parada dos Montes en A Pobra do Brollón- evitaron que dos de los fuegos de este verano siguieran avanzando, de ahí la importancia de trabajar las tierras que rodean los núcleos de población. En cuanto a los polígonos agroforestales, ya hay 10 iniciados y otros 11 en fase de actuaciones previas. En total, más de 9.300 hectáreas de terreno están siendo movilizadas en el primer año de vigencia de la Ley de recuperación entre ambos instrumentos, beneficiando la más de 9.600 propietarios de más de 35.000 parcelas.