Fallos de serie en los pasos de peatones inteligentes

Paso inteligente_Carballo.

Los pasos de peatones inteligentes siguen abriéndose hueco dentro de las calles y travesías de la comarca. El último modelo que ha sido instalado se encuentra en Carballo. Sin lugar a dudas, un paso más para seguir mejorando la circulación y la seguridad vial. Con unos sensores de presión, estos pasos de peatones «inteligentes» son capaces de iluminarse cuando detecta que un peatón se aproxima. Al activarse mediante presión, las señales específicas tipo S-13 encienden sus LED para avisar a los conductores de que el paso de cebra está activo y que deben de detenerse para dejar pasar a los viandantes, al mismo tiempo que mediante un relé pueden activar un sistema de luz sobre el paso u otro dispositivo. Los señaléticos instalados en A Laracha y Paiosaco han durado unas pocas semanas en buen estado, debido a que los diodos LED encargados de transmitir la luz se notan sobredimensionados en voltaje y se acabaron fundiendo poco a poco. Algo no muy acorde con la tecnología LED, dado que bien dimensionada en tensión es una tecnología fría y duradera, pero algo falla, del mismo modo que llevan fallando años los LEDs de los semáforos instalados en varios puntos de nuestro entorno. El último fallo lo está sufriendo la tecnología del paso de peatones inteligente instalada en la confluencia de la nueva rotonda carballesa de la calle Fomento con avenida de Finisterre y Río Allones, donde apenas duró dos días. Sin lugar a dudas se trata de un elemento que ayudaría a reducir los atropellos en pasos de peatones de baja visibilidad o en zonas en las que la iluminación urbana pueda ser escasa o directamente inexistente. Pues habrá que seguir perfeccionando y adaptando la tecnología, una vez demostrada su eficacia, para que sea más duradera en el tiempo.

Paso LED_Paiosaco.