Finlandia estudia la posibilidad de prohibir el visado a los rusos


El gobierno finlandés está recibiendo una presión pública y política cada vez mayor para que cierre la frontera oriental de la UE con Rusia, y ponga fin a una aparente laguna en las sanciones. A mediados de julio, Rusia relajó sus restricciones fronterizas relacionadas con el COVID, lo que significa que, por primera vez desde antes de la pandemia, los rusos con visados Schengen pueden cruzar legalmente la frontera en autobús o coche, aunque tengan prohibido viajar a la UE en aviones y trenes. En el mes de julio ha habido unos 176.000 cruces de frontera. Eso es mucho menos que antes de la pandemia, cuando había cerca de 950.000 cruces en julio de 2019, con decenas de miles de rusos que venían cada día. Por su parte Moscú «reaccionará de forma negativa» si Helsinki sigue su ejemplo y suspende también los servicios de visado para los rusos, dijo esta semana un portavoz del Kremlin.