Impresiones de Iago Toba, alcalde de Muxía, sobre el retablo del santuario de la Virxe da Barca

Foto.- Cedida.

La restauración del retablo de la Virgen de la Barca de Muxía sigue dando que hablar, provocando controversia y divisiones de opiniones, tal y como indaca el alcalde de Muxía Iago Toba en un comunicado envíado a los medios este domingo.

Es sorprendente como, después de ocho años sin naide acordarse de él, y cuando alguien se interesa en arrancar de forma seria un proyecto viable, salen en tromba, un grupo de defensores de la opinión de ciertos expertos, a los que le tengo máximo respeto, y de los cuales considero que tienen la misma legitimidad para opinar que el resto de vecinos y vecinas.


Sorpréndendenme, como defensores de la democracia, defensores del diálogo, defensores de escuchar al pueblo, no hagan el mismo con este tema. De la la sensación de que el vecindario de Muxía, no es mayor de edad, y que tienen que estar tutelados por expertos cuando del que se trata es de hablar del retablo.

Y yo me pregunto, ¿por qué? ¿Acaso los vecinos y vecinas de Muxía no tienen derecho a opinar sobre el tema?

¿Es mas o menos válida la opinión de un experto, sea quien sea, que la opinión de la vecina que va día a día a cuidar del Santuario?

¿Tense miedo a preguntar el vecindario qué opina sobre el tema y llegar a decir que estas cuestiones no son para resolver «democráticamente»?

¿Y aceptable que se llame poco menos que inculto artistico a aquel que no acepta las teorias de expertos?

¿Es garantía de éxito a toma de decisiones de un grupo de expertos, sin tomar en cuenta a opinión del pueblo?

¿Porqué a polemica ahora y no durante todos estos años de abandono total?

¿Es incompatible trabajar en la vía de la construcción de una replicar, totalmente viable económicamente (siempre sin utilizar dinero del ayuntamiento) y técnicamente con que el grupo de expertos trabajen en la busqueda de financiación para esa gran obra original que nunca de la llegado?

¿Influye mucho, en el resultado final, o en la elección final, el sentimiento que se pueda tener al Santuario, al entorno o la misma Virgen, a lo que alguns no lo quieren ni nombrar?

¿Qué parte ofende la quén? ¿La opinión de los expertos en medios de comunicación hablando de quenes están más autorizados a opinar según los estudios que se tenga, o un pueblo que solo reclama algo que pertenece a su patrimonio cultural, sentimental y afectivo?

Y ahora, después de plantear esta serie de cuestiones, contemplemls la realidad tal y como es, sin simbolismos ni colores:

Las expertas encargadas de hacer la restauración después del incendio, que se olvidaron en todo momento de la opinión del vecindario, ¿hicieron un buen trabajo?

La comisión de expertos, encargada de volver a hacer abalar nuestra «Piedra de Abalar» gastando miles de euros, ¿fueron quenes de hacerlo? ¿Sí les habían hecho algo de caso a los veteranos del pueblo, que conocen la piedra porque nacieron en ella, podría tener otro resultado?

Los defensores ahora de las obras originales, rompedoras, de valor artistico, son los mismos que lucharon para » destruir con dinamita» el monumento «A Herida» bajo el argumento de que no era el entorno idóneo? ¿No queremos algo asi para el exterior y lo queremos para el interior?

¿Son analfabetos artisticos y culturales los expertos que decidieron reconstruir los elementos que desaparecieron en el incendio de Notre Dame?

Viendo a destajo por un gran artista, que sonaba como posible autor de una hipotética obra original para el retablo, Barceló, tal y como es un altar en la Catedral de Mallorca, con un cueste de 3,5 MILLONS de €, ¿de la seguridad de que sea el arte más apropiado, o de que sea viable económicamente?

La realidad más certera es una:

EL ESTADO EN EL QUE ESTÁ EL SANTUARIO ES UNA VERGÜENZA, Y POR MUCHAS VOCES QUE SALGAN AHORA, HASTA EL DÍA DE HOY, NINGUNO DE LOS QUE AHORA HABLAN, OPINAN, CRITICAN, NO HICIERON ABSOLUTAMENTE NADA PALPABLE PARA SACAR AL SANTUARIO DE ESTA SITUACIÓN, Y SEGUIMOS COMO ESTÁBAMOS.

Yo, aún con críticas, aún recibiendo calificativos como inculto, populista, analfabeto artístico, poco preparado artísticamente, déspota, dictador, oportunista, etc… seguiré en las mías:

– No quedar con los brazos cruzados por miedo a la polémica. – Trabajar en una vía en la que creo. – Y sobre todo, y ante todo, escuchar el sentir del pueblo, que para algunos y algunas es tan importante en ocasiones pero tan poco respetable para otras.

NO LO CONSEGUIREMOS, PERO QUE NO SEA POR NO INTENTARLO!

A trabajar, buscar financiación, buscar talleres, y presentar hechos (cómo la replica de la Virgen de la Barca), pues para opinar, criticar y quedar con los brazos cruzados desde la barrera sobra gente!.

Iago Toba – Alcalde de Muxía.