Inesperada derrota del Obradoiro ante UCAM Murcia

aloj.

Volvía la competición ACB a Santiago tras el parón por la Copa y las ventanas FIBA, y no pudo ser de peor forma para Obradoiro. Caía derrotado en casa ante un rival directo, el UCAM Murcia por 72-83.

Llegaba el conjunto pimontenero con 3 caras nuevas: Radicevic, Malmanis y Delroy James. Sin embargo, fueron los de siempre quienes tiraron del carro e hicieron posible la victoria visitante en el Fontes do Sar.

Por el bando local, De Zeew, que venía tocado tras forzar con la selección belga, pudo jugar. No así Czerapowicz, con un esguince de grado 2 y Calloway, quien sigue entre algodones.

Comenzaba el primer cuarto con un intercambio de triples del que salía beneficiado Obradoiro. Pese a todo, Murcia empezó a ajustar líneas y se acercaba en el marcador. Únicamente un triple sobre la bocina de Kostas, tras una última jugada visitante desaprovechada para ganar el cuarto, hizo que los de Santiago acabaran imponiéndose 19-15.

El segundo cuarto  aumentó la intensidad defensiva, con mayor acierto y dureza para los de Sito Alonso quienes remontaron  para acabar el primer tiempo 31-33. Ayudados por los problemas con las faltas de Kravic, quien resto potencial defensivo a la pintura gallega.

Elocuente se mostraba Moncho Fernández sobre el particular de la defensa en la sala de prensa posterior al partido: “…la defensa murciana fue muy buena empujándonos, siendo muy físicos…no estoy diciendo que nos hicieran falta. También otras veces porque hemos estado blandos en las definiciones”.

En la reanudación jugó Obradoiro un tercer cuarto desastroso. Mientras tanto, por el lado murciano destacaba sobremanera un sensacional Askia Booker, mvp del partido con 31 puntos, 3 rebotes y 5 asistencias, para firmar 35 unidades de valoración. Bien apoyado por Rojas y Larentzakis, con 13 de valoración cada uno. Dio UCAM con la tecla para desconectar el caudal anotador gallego, defensas de 2 contra 1 en la salida de los bloqueos provocaban error tras error. Llego a ir perdiendo Obradoiro por 16 puntos. Aun así, consiguió acabar el cuarto 47-59, 12 puntos de diferencia y llamamiento a la épica.

Y no pudo ser, el último cuarto fue el de la ley de Kostas. Un Vasileadis que se echaba el equipo a la espalda, ejerciendo de líder, veterano y luchador. Con brega, carácter y buenas dosis de acierto, pero no fue suficiente. Pese a todo, el alero griego acabó con 19 puntos anotados. Siendo, junto con De Zeew, quien pese a no estar al 100% fue el más valorado de los blanquiazules con 19 unidades de valoración y Brodziansky con 17, los más destacados de los locales.

Intentos de remontada desesperados de Obradoiro, frenados en seco con un hasta entonces desaparecido Larentzakis con 2 triples clave. Aun así, los gallegos tuvieron un último conato de reacción, poniéndose a 6 puntos restando casi un minuto para la conclusión. En el siguiente ataque, buena defensa que acabó con un triple forzado al límite de agotar la posesión de Booker, quien recibió una dudosísima falta de Pozas. Como resultado, 3 tiros de los que el escolta americano anotaba 2.

Todo visto para sentencia, únicamente quedaba saber el resultado final que acabó todavía peor para los intereses obradoiristas. Nuevo error local y Murcia ganaba por 11 puntos de diferencia, llevándose además el average (en la ida habían vencido Obradoiro por 5 puntos de diferencia).

Se acercan los pimentoneros: 7 victorias por 9 gallegas, con un partido menos para los del Segura y el consabido average.

Mantiene el equipo santiagués cierto colchón con el descenso, pero urge volver a ganar cuanto antes, para evitar urgencias como las de la temporada pasada donde a punto estuvo de llegar el descenso como consecuencia de no dar llegado la victoria definitiva, tras un inicio sensacional y tras perder partidos clave ante rivales directos. Salvándose el equipo en la última jornada, a pesar de caer derrotado, y cuando lo tenía en la mano con 10 jornadas de anticipo. Mucho ojo con estas situaciones, nunca se sabe cómo puede evolucionar la temporada con lesiones, malas formas, poca fortuna, arbitrajes, etc.

Próximo partido Bilbao basket en tierras vizcaínas. Difícil examen para Obradoiro pero ya hemos sacado sobresaliente en pruebas parecidas.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO