Irán admite que derribó el avión de pasajeros ucraniano al confundirlo con un misil


En una comparecencia televisada, el comandante de la Fuerza Aeroespacial de la Guardia Revolucionaria de Irán asumió la responsabilidad de este cuerpo de élite en la caída del avión. Explicó que un operario del sistema de defensa confundió el aparato con un misil de crucero. Dijo que antes de disparar trató de contactar con sus mandos pero que la comunicación falló y que tomó una mala decisión. La comparecencia se produjo horas después de que las fuerzas armadas admitiesen en un comunicado, tras días negándolo, el derribo de forma involuntaria y por un error humano, que contextualizaron en la situación de crisis con los Estados Unidos.

Según aseguraron, el aparato se situó cerca de un centro militar con una altura y una posición de vuelo de un objetivo enemigo. El presidente y el ministro de Exteriores iraníes también hicieron hincapié en que la tensión con Washington propició la tragedia. Con todo, el líder supremo de Irán ordenó a las fuerzas armadas investigar las irregularidades y descuidos que pueda haber detrás de lo sucedido, y el presidente del país urgió a revisar los sistemas de defensa y aseguró que juzgarán a los responsables. Precisamente, el presidente de Ucrania, de donde era el avión y hacia donde se dirigía, reclamó el reconocimiento pleno de culpabilidad por parte de Irán, que se lleve los responsables ante la justicia e indemnizaciones.

El avión cayó el miércoles al poco de despegar del aeropuerto de Teherán con destino a Kiev. Murieron sus 176 ocupantes, entre los qué había, además de iraníes y ucranianos, 57 canadienses y también ciudadanos del Reino Unido, Suecia, Alemania y Afganistán.