Japón investiga los motivos del asesinato de Shinzo Abe


La sociedad japonesa sigue conmocionada por la muerte del ex primer ministro Shinzo Abe, tiroteado por la espalda en mientras ofrecía un mitin en la ciudad de Nara, en el oeste del país. Allegados y espontáneos han velado en las últimas horas al mandatario nipón, mientras continúa la investigación para conocer los motivos de su asesinato a manos de un exmilitar. El crimen, ha hecho que las autoridades japonesas analicen el dispositivo de seguridad desplegado en actos electorales como el que fue escenario del atentado mortal contra Abe. El coche que transportaba el cuerpo de Abe llegó a su residencia de Tokio pasadas las 13.30 (4.00 GMT, dos horas más en la España peninsular), unas siete horas y media después de haber partido del hospital de Nara, al que fue trasladado y donde se le sometió a la autopsia y demás procedimientos pertinentes. Según los facultativos, uno de los proyectiles alcanzó una arteria del exmandatario, que falleció desangrado a los 67 años. Las declaraciones del arrestado han sido hasta ahora confusas y la policía sigue con sus pesquisas. Yamagami habría desmentido el móvil político del crimen, pero dijo guardarle rencor a Abe por sus supuestos vínculos con una organización religiosa a la que acusa de haber arruinado a su madre a través de donaciones.