Boris Johnson pide disculpas y se niega a dimitir por las fiestas ilegales


El informe independiente sobre el Partygate, las fiestas ilegales celebradas en Downing Street durante el confinamiento obligatorio por la pandemia de 2020, revela que Boris Johnson y su equipo incumplían reiteradamente las normas que imponían al resto del Reino Unido.

Numerosas fotos muestran al primer ministro y a otras personas en reuniones informales con bebidas mientras sus conciudadanos estaban aislados en sus casas y tenían prohibido visitar incluso a sus familiares enfermos. Boris Johnson, su mujer Carrie o el ministro de Economía Rishi Sunak están entre los 126 multados tras la conclusión de la investigación policial.

Johnson aceptó los hechos pero se negó a dimitir: «Quiero empezar hoy renovando mis disculpas a la Cámara y a todo el país por la breve reunión a la hora del almuerzo el 19 de junio de 2020 en la Sala del Consejo de Ministros, durante la cual ocupé mi lugar en la mesa del gabinete y por la que recibí un aviso de sanción fija. Y también quiero decir, señor Presidente, sobre todo, que asumo toda la responsabilidad por todo lo que ocurrió bajo mi mandato».