Kíev busca el apoyo de la justicia internacional contra Rusia


La Corte Penal Internacional, la Comisión Europea y 45 países se han comprometido a cooperar de forma más estrecha para perseguir los crímenes de guerra cometidos por Rusia en Ucrania en una Conferencia para la Rendición de Cuentas en Ucrania celebrada en La Haya, en Países Bajos. Justo el mismo día que un bombardeo en una ciudad en el centro de Ucrania ha acabado con la vida de numerosas personas, entre ellas un bebé. En un discurso via videoconferencia presidente de Ucrania, Voldímir Zelenski, ha instado a los miembros de la CPI a crear un tribunal de crímenes de guerra. La cuestión es complicada. Ni Ucrania ni Rusia son miembros de la Corte Penal Internacional. Aunque Kíev ha asegurado que ratificará el estatuto fundacional de la corte, el Estatuto de Roma,  en la práctica ninguno de los dos países está bajo su jurisdicción para perseguir crímenes de guerra graves como el genocidio o los crímenes de lesa humanidad.