La cascada del Ézaro | Estampa natural


Las lluvias de las últimas jornadas, y la previsión de más precipitaciones para las siguientes, hizo que fuese necesario abrir las compuertas del embalse de Santa Uxía, por lo que el caudal de la cascada está al máximo, lo que deja imágenes hermosas de la desembocadura del río Xallas para fundirse en el mar. El desnivel del último tramo del río Xallas es de 155 metros, precipitándose el agua a 40 metros de altura monte abajo hasta golpear las paredes del cañón situado al pie del monte Pindo (de 630 m de altitud). Existen referencias documentadas que fechan del año 1724 que mencionan la cascada, describiéndola como una enorme humareda que se podía divisar desde varios kilómetros mar dentro. Esta humareda deja una pared bastante erosionada de más o menos 30 metros de altura. Según informan desde el ayuntamiento, lo más probable es que las compuertas continúen abiertas durante estos días. Como el cierre perimetral de los ayuntamientos sigue en vigor solo pueden presenciar este fenómeno de la naturaleza los privilegiados vecinos de Dumbría.