La ira no amaina en EEUU

Las manifestaciones multitudinarias contra la violencia y el racismo policial continúan pese a que al menos 40 ciudades han decretado el toque de queda y desplegado la Guardia Nacional.

No es el caso de Nueva York, donde pese a las impactantes escenas de saqueos y detrozos en los comercios de la Quinta Avenida del lunes por la noche, el gobernador demócrata, Andrew Cuomo, se niega a sacar a los militares a la calle.

«No violencia -grita un manifestante-. No dejaremos que Trump degrade nuestra democracia. Tenemos derecho a expresarnos por la primera enmienda».

El toque de queda ha sido adelantado a las ocho de la tarde. A partir de esa hora, el centro de Nueva York parece una ciudad tomada y vacía, como si volviera a estar confinada por la pandemia.