La ONU cifra en más de 1.300 civiles muertos en Ucrania desde el inicio de la invasión rusa


Los equipos de rescate continúan buscando víctimas entre los escombros del edificio de la administración regional en la ciudad de Mikolaiv, en el sur de Ucrania, donde impactó un misil ruso el pasado martes. La cifra de muertos por este ataque asciende ya a 35, según su alcalde. Otras treinta personas resultaron heridas. La oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU ha informado del fallecimiento verificado de 1.325 civiles en las más de cinco semanas de invasión, entre ellos 120 niños. El número real, aclara, puede ser mucho mayor. La localidad de Brovari, a 20 kilómetros de Kiev, ha vuelto a manos ucranianas. El plan ahora es limpiar la zona de posibles minas y equipamiento militar rusos. Muchos habitantes han regresado a sus casas y las tiendas comienzan a reabrir poco a poco. El presidente Volodímir Zelenski asegura que las fuerzas rusas se están reagrupando en el Donbás, para dirigirse hacia Járkiv, ciudad fronteriza con Rusia objeto de intensos bombardeos.