La oposición acusa a la Xunta de cometer «corrupción en A» para favorecer al lobby energético

Foto.- BNG.

Galicia es una potencia eólica y hay dos modelos para gestionar esa riqueza: ponerla al servicio de las eléctricas como hace el PP, o ponerla al servicio del País como defiende el BNG. Posiciones antitéticas que la portavoz nacional, Ana Pontón, ilustró con dos imágenes en la Praza del Obradoiro: una en abril de 2009 muestra a Feijóo eufórico con el presidente de Iberdrola; otra, muestra a miles de gallegos y gallegas el pasado 5 de junio contra el boom eólico depredador de los populares.

La portavoz del Bloque señaló que «la corrupción del PP no es solo la B que está en la sede de Génova, sino también la corrupción en A» que representa un presidente que actúa de «delegado» de las compañías eléctricas «cambiando las leyes» para favorecer las grandes energéticas «desde el Diario Oficial de Galicia (DOG)».

A día de hoy hay más de 4.000 aerogeneradores instalados en 106 ayuntamientos, todos en el rural, pequeños municipios que llevan décadas soportando el coste ambiental sin ver beneficios, que siguen perdiendo población, perdiendo empleos, perdiendo servicios y calidad de vida. Los ayuntamientos reciben menos del 5% del beneficio eólico y en el caso de las personas propietarias de las tierras no llega al 2%.