La tregua decretada por Putin se queda sin efecto


El alto el fuego ordenado por Vladímir Putin se queda en humo. Según informaciones procedentes de la sitiada ciudad ucraniana de Bajmut, los bombardeos han continuado por ambas partes. La agencia AFP ha informado de que se oían disparos en los alrededores de la zona después de que la tregua hubiera entrado en vigor.

Por otra parte, la oficina del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha denunciado que las fuerzas rusas atacaron la ciudad de Kramatorsk con misiles. No ha habido confirmación independiente de este afirmación.

Antes del alto el fuego, Denis Pushilin, el líder colocado por el Kremlin de la región de Donetsk había indicado que no se debía «hablar de ninguna tregua». En Telegram afirmó que sus fuerzas responderían a cualquier ataque de Kiev.

Gran parte del este de Ucrania sigue sumida en intensos combates diarios. Vladimir Putin había anunciado una tregua de 36 horas por la Navidad ortodoxa tras un llamamiento del patriarca ruso. Pero fue inmediatamente rechazada por Ucrania por considerarla una estratagema para permitir a las fuerzas rusas recuperarse y reagruparse.