La variante B117 pone en jaque al Reino Unido


Una nueva variante del coronavirus, detectada por primera vez en el sur de Inglaterra en septiembre, es ahora la causa de la mayoría de contagios de COVID-19 en el Reino Unido. Es conocida como B117 y, las primeras investigaciones, sugieren que su índice de letalidad es mayor que el del patógeno clásico. Los médicos comprobaron su rápida propagación, en diciembre. En el Reino Unido han muerto más de 100.000 personas a causa del coronavirus. Es el índice más alto de Europa. Enero es, hasta ahora, el mes con más fallecidos. Los detractores de Boris Johnson señalan que se podría haber actuado antes, en el mes de diciembre. Keir Starmer, líder del partido laborista, pidió un confinamiento estricto para evitar que la gente visitara a sus familiares en Navidad. Por aquél entonces, Boris Johnson se burló de ello. Las primeras pruebas muestran que, de momento, las vacunas funcionan contra la variante B117. Los expertos del Reino Unido consideran que las restricciones deben permanecer hasta que todos los habitantes hayan sido vacunados.