La Xunta propone tres alternativas ante el cierre de la A-6


La Xunta le remitió al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana tres alternativas viables que permiten el tráfico de los transportes especiales y evitan el tránsito de vehículos por el núcleo de Pedrafita ante el cierre del viaducto de O Castro en la autovía A-6. Según informan, estas propuestas, están consensuadas con el Gobierno de Castilla y León, con ánimo constructivo de acercar soluciones ante lo que es un problema de índole nacional y con efectos económicos y sociales de envergadura.

Una de las propuestas formuladas, es la que se considera más idónea, pasa por la construcción de un ramal de conexión entre la N-VI y la A-6, de modo que se pueda volver a la autovía tras pasar el viaducto de O Castro y antes de los túneles de Pedrafita. De este modo se reduciría el tramo de tránsito por la nacional evitando, además, las molestias por el paso del tráfico por la travesía y permitiendo la circulación de los transportes especiales. Ante la posibilidad de que un transporte especial se avariase en la N-VI en un punto que bloqueara la circulación, el tráfico se podría desviar por la antigua N-VI. El coste estimado de esta alternativa ronda los 1,4 M€ y se estima que podría estar operativa en un plazo de 3 meses.

La segunda alternativa consiste en la ejecución de una variante en Pedrafita, de manera que los transportes especiales puedan transitar por ella y no atascar la nacional en caso de avería. Con esta solución se evitaría el paso por la parte más poblada de Pedrafita, aunque tiene la desventaja de que no se aprovechan los túneles de la autovía. Esta opción tendría un menor coste, estimado en 0,15 M€, y también menos plazo de ejecución, al aprovechar los viarios existentes.

La tercera propuesta, de construcción sencilla y con una inversión mínima que mismo podría ser asumido con la conservación común, consiste en habilitar en doble sentido de circulación el ramal de salida de la A-6 dirección Galicia, de modo que los vehículos se puedan reincorporar a la autovía antes de los túneles de Pedrafita, y viable también para los transportes especiales.

Con esta solución, se podría habilitar el tráfico normal de vehículos, lo que beneficiaría al núcleo de Pedrafita, haciendo que únicamente fueran los transportes especiales los que pasaran por la travesía, que podría ser en la madrugada. En estos momentos, y aunque es posible que los transportes especiales atraviesen la travesía de Pedrafita, no está permitido ante el temor de una posible contingencia al no haber alternativa de tráfico.