Laxe acogerá el día 17 el 60º aniversario del Simulacro del Naufragio


El Naufragio es un homenaje que las gentes del mar de Laxe le hacen a la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, por su protección y ayuda durante todo el año. La celebración se realiza anualmente desde que fue instaurada en el año 1962 por Avelino Lema Santos, marinero de Laxe supervivente a tres naufragios.

Promo del evento.

A las 12.00 horas se celebra la misa solemne en la Iglesia Parroquial de Santa María de la Atalaia y al finalizar sale la Virgen en procesión hacia el muelle. Una vez allí comienza la popular representación del Naufragio: varios marineros salen en una chalana desde la parte norte del puerto, escenificando el viaje que realizan cuando vienen de pescar. A mitad de recorrido la embarcación va a pique y, después de echar unas bengalas, los náufragos comienzan a nadar hacia el muelle, donde los espera la Virgen del Carmen. Ya en tierra los marineros avanzan de rodillas hacia la Virgen y besan sus pies como muestra de agradecimiento.

En este tiempo, los cuatro últimos náufragos se dan cuenta de que uno de sus compañeros está muerto y nadan en su busca. Entre los cuatro llevan el cuerpo inerte a tierra y lo presentan a los pies de la Virgen del Carmen que obrará el milagro de resucitarlo. A continuación todos juntos, y en memoria de los marineros naufragados, cantan la “Salve Marinera” y agradecen así la constante protección.

Seguidamente los barcos, engalanados con flores y banderas, salen en procesión por la ría, detrás del barco que cada año tenga el honor de portar la imagen de la Virgen. En el transcurso de esta procesión marítima, se tiran flores al agua para rememorar a los marineros muertos en el mar.

Una vez de vuelta a puerto, los marineros que participaron en el naufragio portan descalzos y a hombros a imagen de la Virgen del Carmen de regreso a la Iglesia Parroquial, de donde no saldrá hasta el próximo 17 de agosto. Un evento declarado de Interés Turístico de Galicia, que este año contará con pasacalles a cargo de la Banda de Música de Cee y Salve Marinera a cargo de Antonio Barros en homenaje a todos los náufragos.