Los ingresos de las lonjas por la venta de pulpo multiplican por ocho los del año pasado


Las capturas inscritas en el conjunto de Galicia en los primeros 40 días de actividad tras la veda multiplican por más de siete las obtenidas en el mismo período del año pasado mientras que los ingresos multiplican por ocho los de 2020.

Este mejor balance en la facturación se debe a que el precio medio, de 9,3 euros el kilo, es el segundo más alto de la serie histórica solo superado por los 10,6 euros el kilo de 2018. Hasta la semana pasada las lonjas gallegas recibieron más de 230 toneladas de este cefalópodo, un 3% más que la media histórica, e ingresaron más de 2,1 millones de euros por su venta, un 63% por arriba de la media de la serie, que se remonta a la campaña 2004-2005. 

Estos datos vienen a confirmar los buenos presagios de finales de la campaña pasada, cuando la información obtenida por los profesionales del sector y por los técnicos de la Consellería del Mar apuntaban a una mejora del estado de la especie tanto por el volumen de capturas como por el reclutamiento de juveniles. Se trata de una mejora del recurso a la que también contribuyó la fijación, de acuerdo con el sector, de una veda de dos meses para la captura de la especie, la más larga de los últimos ejercicios.