Los líderes europeos se reúnen para contener los precios de la electricidad


Los 27 Jefes de Gobierno y de Estado debatirán un nuevo paquete de medidas de emergencia presentado esta semana por la Comisión Europea, el segundo de este tipo en dos meses.

Por primera vez, el paquete incluye la disposición de un tope en toda la UE para controlar los altos precios del gas, pero la medida, que aún está en fase de desarrollo, sólo se activaría en casos de extrema volatilidad y especulación en el mercado.

El tope de precios sería dinámico y actuaría como un techo máximo para las transacciones en el Fondo Holandés de Transferencia de Títulos (TTF), el principal centro europeo de comercio de gas, y otros centros similares.

La medida, aunque innovadora, se queda corta respecto a la limitación de precios más amplia exigida el mes pasado por un grupo de 15 Estados miembros, entre ellos Francia, Italia y España. Su propuesta limitaría artificialmente el precio de todas las importaciones de gas que entren en el bloque y de todas las transacciones de gas que se realicen.

Pero no todos los países están de acuerdo. Uno de ellos es Países Bajos, que considera que ya se ha hecho suficiente y la situación en los mercados se está revirtiendo. 

Sin embargo, Von der Leyen ha dejado la puerta abierta a un límite más específico que se aplicaría únicamente al gas utilizado para la generación de electricidad. España y Portugal ya han introducido un modelo de este tipo, que se basa en un programa de subvenciones masivas que cubre la diferencia entre el precio del gas al por mayor y el tope establecido por el Estado.