Los pacifistas exigen en Roma detener el envío de armas a Ucrania y abogar por el diálogo


Miles de personas salieron a las calles de Roma con banderas tricolores y pancartas para pedir un alto el fuego en Ucrania, negociaciones de paz y el desmantelamiento de los arsenales nucleares. A la movilización asistieron unas 30.000 personas, según informó la policía de Roma a los medios de comunicación italianos. Los manifestantes marcharon en la capital italiana para expresar su solidaridad con el pueblo ucraniano, pero también para oponerse a la probable decisión del Gobierno de enviar más armas a mediados de noviembre. Roberto Morea, miembro del movimiento de izquierdas Unión Popular, asegura que «los que ven en las armas la solución no forman parte del pacifismo, y los que hablan de paz no pueden hablar de armamento y gasto militar». Italia, miembro de la OTAN, ha apoyado a Ucrania desde el inicio de la guerra. La nueva primera ministra de extrema derecha, Giorgia Meloni, ha afirmado que eso no cambiará y el gobierno ha anunciado que espera enviar más armas a Kiev próximamente.