Los Santos Inocentes traen la séptima victoria obradoirista

Crecer, creer y trabajar, conjugando estos verbos resumía Moncho Fernández las claves que llevaron al Obradoiro a conseguir su séptima victoria, 78-57 ante Estudiantes, este sábado en Santiago.

Partido muy físico donde las defensas se llevaron  el protagonismo del encuentro. Tanto los  compostelanos como los madrileños se fajaron en defensa con intensidad y dureza. Cada balón en ataque era un suplicio para quien lo realizaba y en dicha tesitura, Obradoiro fue capaz de entender lo que el partido exigía mejor, para adaptarse antes y acabar ganándolo.

 Empezaba el encuentro con un Fontes do Sar  lleno hasta la bandera, casi 6000 personas, con un Muidiño de inicio atronador,  presagiando que la afición, como siempre, iba a jugar su particular partido. Y así lo hizo, cuando los constantes cambios de criterio del trío arbitral ponían a prueba la calma del aficionado obradoirista, llegando a desquiciarlo en algunos momentos.

Sorprendía de buenas a primeras la intensidad física y la defensa del conjunto colegial, 0-7 de parcial de salida, con buenas manos, control de líneas de pase y buenos unos contra uno. Contrarrestado por el cuadro gallego cuando entendió a que había que jugar. Se pasó entonces al 9-7 local en el minuto 6 .El estudiantil Abramovic tomaba protagonismo y empujaba a los visitantes. Obradoiro aguantaba y acababa el primer cuarto con tablas en el electrónico, 16-16.

El segundo cuarto se convirtió en el feudo particular del MVP de ayer sábado, Vladimir Brodziansky (20 puntos, 6 rebotes y 1 asistencia, para firmar 18 unidades en valoración) dominando la pintura, para  llevar  al Obra a doblar los puntos locales  de este cuarto para con los del Instituto Ramiro de Maeztu, 16-8, para finalizar, camino de vestuarios con 32-24.

Con el tercer cuarto llegó el festival desde la línea de 3 puntos. Anotaban tres triples rápidamente Czerapowicz, Muñoz y  Brodziansky, quien añadió a sus puntos en la zona visitante un magnífico porcentaje de 3/5 en triples. También Magee se unió a la fiesta con 2 triples para acabar el cuarto. Pese a todo, el equipo compostelano  no mataba el partido. Obradoiro defendía bien pero concedió varias segundas oportunidades, amén de perder la batalla del rebote, donde los madrileños capturaron 43 por 37 santiagueses. 53-39 en el minuto 30. Restaba un cuarto y los números reflejaban el poder defensivo desplegado en el encuentro.

Último cuarto y Estudiantes seguía sufriendo mucho para anotar. También le estaba costando al Obra y así, Abramovic ponía el 60-52   en el minuto 34, encendiendo las alarmas de una parroquia local acostumbrada a sufrir en cada encuentro. Bien acompañado por un gran Arteaga  (11 puntos y 10 rebotes con una valoración de 18) quien ayer fue el mejor del cuadro visitante. Pero ahí acabó todo, el Obra se mostró consistente y no dejo menguar su renta. Era el momento de Kravic, quien contó con la ayuda de Czerapowicz y Magee. Además de la excepcional batuta en la dirección de Pozas, inteligente y sabiendo marcar el ritmo necesario a cada momento. El entrenador compostelano tuvo el detalle de sentarlo con el partido sentenciado para recibir la atronadora ovación de un Fontes do Sar entregado a la causa, jubiloso y por fin, tranquilo. Anotaba Obradoiro 18 puntos en los últimos 6 minutos y a los de Aleksander Dzikic no les quedaba otra que hincar la rodilla en el parquet gallego, no sin antes haberlo peleado con una buena defensa, pero con malas decisiones y porcentajes en ataque. Todo ello cimentado en la magnífica defensa gallega, la cual, brillaba de forma sobresaliente

Séptima victoria y el Obradoiro que se instala en la clase media de la liga ACB. Tres victorias por encima de las 4 que marcan el descenso y con pocas, pero algunas  opciones de entrar en la Copa del Rey, donde el basket  average y el hecho de que Unicaja, entre seguro como anfitrión, condicionan sobremanera dicha posibilidad. Precisamente  será el equipo malagueño el próximo en recibir a Obradoiro. Sábado  4 de enero  a las 18h, una buena oportunidad de empezar bien el año y confirmar este magnífico fin de 2019. Además de apurar opciones hasta el final de la primera vuelta, que sería después de Málaga, esta vez en casa, ante Burgos.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO