Ucrania | Mariúpol sin agua ni electricidad, entierra a sus muertos en fosas comunes


Mariúpol está siendo una de las ciudades más castigadas y codiciadas por el Ejército ruso en la guerra de Ucrania. Durante los nueve días de asedio, han muerto al menos 1.200 personas, según las autoridades locales, y algunos de los cadáveres ya han tenido que ser enterrados en fosas comunes.

Mientras sigue la polémica en torno al ataque a un hospital materno-infantil, la población del sur de Ucrania clama por un corredor humanitario que no llega, debido a los repetidos fracasos de tregua humanitaria para su evacuación. Llevan más de una semana al límite, sin agua, luz o calefacción, bajo las bombas. Los víveres, así como los medicamentos, ya han comenzado a escasear.

Para Moscú, Mariúpol es una prioridad. Su caída supondría controlar un importante puerto del mar de Azov y un paso más hacia el control del sur de Ucrania, uniendo Crimea con las zonas rebeldes.