Miles de personas acuden a la capilla ardiente para despedir al papa emérito


Miles de fieles se despiden desde este lunes de Benedicto XVI en la capilla ardiente que se ha abierto en la basílica de San Pedro. Muchos visitantes han hecho cola en la plaza desde la madrugada para poder acceder los primeros y está previsto que el velorio continúe hasta las siete de la tarde, también este martes y miércoles.

Como Benedicto XVI renunció al pontificado en 2013, para la ceremonia se ha prescindido de algunos distintivos que simbolizan la potestad de gobierno. Así, no lleva la cruz pastoral ni el palio papal. En su lugar, se colocará el palio sobre el ataúd como se hace para los obispos eméritos.

El féretro se ha trasladado desde el monasterio Mater Ecclesiae, donde vivió desde su renuncia y murió el sábado 31 de diciembre a las 9:34 horas. El primero en velarlo fue el Papa Francisco y será el encargado de oficiar la misa del funeral, este jueves 5 de enero en la plaza de San Pedro. 

De nuevo, los fieles podrán asistir a ese último adiós al que, de forma oficial, solo se ha invitado a las delegaciones de Italia y Alemania. Otras autoridades podrían asistir, no obstante, a título personal. En total, se espera hasta unas 60.000 personas.