ONU y OTAN piden «contención» en Kazajistán


Se multiplican los llamamientos contra la violencia y por el respeto de los derechos humanos en Kazajistán.

La ONU y la OTAN han instado a todas las partes a la «contención» y han recordado «el derecho a las manifestaciones pacíficas y la libertad de expresión», después de que el presidente kazajo diera la orden de «disparar a matar» contra los manifestantes.

«Los terroristas continúan dañando la propiedad estatal y privada y usan armas contra civiles. He dado la orden a las fuerzas de seguridad y al ejército de disparar a matar sin previo aviso. (…) \_Se está pidiendo desde el extranjero que las partes negocien una solución pacífica. Qué tontería. ¿Qué tipo de negociaciones puede haber con criminales, con asesinos?», declaraba Kasim-Yomart Tokáyev, presidente de Kazajistán.

Desde el inicio de las protestas, el 2 de enero, tras un abrupto incremento del precio del gas, han muerto al menos 26 manifestantes y 18 miembros de las fuerzas del orden. Ha habido centenares de heridos y al menos 3.811 detenidos.

El canciller alemán, Olaf Scholz, ha dicho: «Queremos proteger el estado de derecho en todas partes. Pedimos el fin de la violencia. Y, por supuesto, esto también se aplica a la violencia contra los ciudadanos».

Rusia ha enviado más de 70 aviones y un número indeterminado de soldados a Kazajistán. También han llegado militares desde Bielorrusia, Tayikistán, Kirguistán y Armenia, en el marco de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC).