Operación Retorno | El 061 recuerda la importancia de la colaboración ciudadana en los accidentes de tráfico


La Fundación Pública Urgencias Sanitarias de Galicia-061, servicio que coordina y gestiona las urgencias y emergencias sanitarias en la Comunidad gallega, recuerda la importancia de la colaboración ciudadana en el caso de sufrir o ser testimonio de un accidente de tráfico ante la Operación Retorno del verano, en la que se estima un aumento de la circulación de vehículos en las carreteras.

Así, desde el servicio público gallego de atención a las urgencias y emergencias extrahospitalarias se aconseja tener en cuenta las siguientes medidas, en el caso de encontrarse con un siniestro de tráfico, ya que la idónea colaboración ciudadana puede salvar muchas vidas y evitar lesiones muy graves de las personas heridas.

Antes de auxiliar en un siniestro de tráfico, aparque el vehículo en un sitio seguro, alejado del accidente, y prenda las luces de emergencia. Nunca ponga en peligro a propia vida. Para eso, antes de atender a los accidentados, adopte las medidas de seguridad idóneas, ya que de nada serviría aumentar el número de víctimas.

Utilice ropa reflectante de alta visibilidad y señalice el lugar del accidente utilizando los triángulos de señalización o las luces de emergencia reglamentarios.

Llame lo antes posible al 061. Los profesionales médicos de la Central de Coordinación le indicarán qué hacer y cómo actuar ante los posibles heridos, al tiempo que los recursos asistenciales del servicio de urgencias se desplazan hasta el punto del siniestro.

Recuerde que la persona que se encuentra en el lugar del siniestro puede ser de gran utilidad, Cuanto más datos se le den, más se ayudará al servicio de atención a las urgencias sanitarias en su tarea. Es necesario facilitar el emplazamiento exacto y correcto del lugar del accidente y el estado de los heridos para que se puedan enviar los recursos sanitarios necesarios que dependerán de la gravedad del siniestro.

Asimismo, y salvo que haya peligro de incendio o nuevas colisiones, no se debe mover a ningún herido, ya que podrían agravarse sus lesiones.

Por último, apague las luces y retire las llaves del vehículo siniestrado, considere además la existencia de peligros añadidos como pueden ser lo derrame de sustancias peligrosas, incendios y cables eléctricos, entre otros.