Pandillas de jóvenes crean inseguridad y destrozos en el casco urbano carballés

Humareda junto a la Biblioteca.

Varios grupos de jóvenes, incluso menores de edad, tienen amedrentados a los residentes de diferentes barrios de Carballo, así como a los moradores y usuarios de la estación de autobuses, donde algún conductor y los gestores de la cafetería coinciden en que se han apoderado de ella. Intimidan a los usuarios hasta el punto de que algunos han decidido prescindir de la estación, buscando paradas alternativas. Además destrozaron los baños y algunas farolas. Ya constan varias denuncias al respecto y el vecindario pide más vigilancia.

Otro punto caliente, en este sentido, está en la zona de la Biblioteca Rego da Balsa, junto a la pista de Skate. Allí se realizan concentraciones a menudo incumpliendo las normas sanitarias, destrozando el mobiliario público y este mismo viernes incluso unos vecinos fueron testigos como le plantaban fuego a un solar ubicado en las inmediaciones, que por suerte la hierba todavía está verde y la combustión fue lenta. El 112 dio la voz de alarma, desplazándose al lugar Protección Civil y los Bomberos de Carballo, que tuvieron que hacer uso de las mangueras de agua para apagar el fuego y refrescar la zona quemada.

Bomberos de Carballo durante su actuación este viernes junto a la Biblioteca.