Putin confirma su amenaza y Rusia ataca Ucrania


El presidente ruso Valdímir Putin anunció en televisión el comienzo de la ofensiva rusa en territorio ucraniano. En su alocución, el mandatario informó del inicio de una operación especial en el Donbás con el pretexto de defender las regiones separatistas de Lugansk y Donetsk, cuya independencia había reconocido dos días atrás.

El inquilino del Kremlin aseguró que Rusia no tiene intención de ocupar territorio ucraniano, pero indicó su intención de «desmilitarizar y «desnazificar» ucrania.

Poco después del anuncio sorpresa, se escucharon al menos dos potentes explosiones en el centro de la ciudad de Kiev, y otras en Kramatorsk, en el este, y en Odessa, en el Mar Negro.

Por su parte, en un emotivo discurso previo a la orden anunciada por Putin, el presidente ucraniano, Volódimir Zelenski rechazó las acusaciones vertidas desde Moscú de que su país supone una amenaza para Rusia y destacó la negativa de Putin a dialogar: «He intentado tener una llamada telefónica con el presidente ruso, pero el resultado fue el silencio».

Ucrania ha decretado la ley marcial. El país entró la pasada medianoche en estado de emergencia, permitiendo al Gobierno tomar medidas especiales como la instauración de toques de queda. El Parlamento aprobó además autorizar a los ciudadanos a llevar armas de fuego para utilizarlas en defensa propia.

Rechazo de EEUU y la OTAN

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, denunció inmediatamente un «ataque injustificado» que causará «sufrimiento y pérdida de vidas». «El mundo pedirá cuentas a Rusia», prometió.

El jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, condenó el «ataque imprudente y no provocado» de Rusia. Y en la ONU, Ucrania pidió a Rusia que «detenga la guerra», mientras que Francia denunció el «desprecio» de Rusia por la ONU.